Odio y pasión

A partes iguales. Una dura lección de futuro aprendida esta semana.

Y es que la publicidad parece provocar esa sensación no solo al público general.  Ejemplo de ello son esos anuncios que te interrumpen la programación o el actual Gratuito. También está en la sangre de los profesionales que la realizan.

Jornadas laborales que no se acaban, batallas perdidas con el cliente por grandes ideas y la muerte súbita de una idea que ya andaba y decía sus primeras palabras.

Y todo por esa extraña sensación, cercana a la iluminación divina, producida por el encuentro con una idea que une problema y solución en una perfecta asociación.

Claro que nuestro caso es diferente. Aun no somos profesionales y la parte de vida que sacrificamos no tiene el mismo valor. Nuestro odio se dirige exclusivamente hacia la duda y la espera de la idea. Sobradamente olvidadas cuando aparece la inspiración.

Por ahora, y ojalá por siempre, en nuestra sangre solo fluye la más auténtica y debota pasión.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s